Fraude en Caja de Jubilaciones, Pensiones y Retiros de Córdoba

Última actualización: Sábado, 18 Mayo 2024 17:42
Hits: 564

En 2015, la Caja de Jubilaciones, Pensiones y Retiros de Córdoba denunció fraudes que superaban el millón de pesos (Valores de 2015). Se detectaron cinco casos en los que personas seguían cobrando los haberes de beneficiarios ya fallecidos. Los fraudes se originaban cuando los allegados al jubilado o pensionado fallecido no entregaban el DNI en el Registro Civil. 

Los Casos

Los controles sobre el pago de haberes permitieron detectar una vía hasta ahora desconocida, a través de la cual se filtraban irregularidades. Esta modalidad se origina cuando allegados al jubilado o pensionado fallecido no entregan el DNI en el Registro Civil o funeraria. Como resultado, el certificado de defunción se emite sin identificar el documento de la persona fallecida, lo que obstaculiza el cruce de bases de datos.

A continuación, se detallan los cinco casos de fraude:

  • Lilia Josefa Novelli de Guevara: Fallecida en diciembre de 2011, su haber continuó depositándose en una sucursal del Cerro de las Rosas del Banco de Córdoba hasta abril de este año. El perjuicio asciende a 634 mil pesos.
  • Elena Diony Peliza: La maniobra se prolongó desde noviembre de 2014 hasta abril, perjudicando a la Caja por 221 mil pesos retirados de una cuenta del Banco de Córdoba en la sucursal Alto Alberdi.
  • Carlos Rogelio Balmaceda: Entre septiembre de 2013 y abril de este año, se retiraron indebidamente 108 mil pesos de la cuenta de la sucursal Tribunales a nombre del fallecido.
  • Anastacia Bernabela Peralta: En Cruz del Eje, se retiraron 106 mil pesos de los haberes de Anastacia, fallecida en octubre de 2012, hasta mayo de 2015.
  • Juan Carlos Joaquín Clericó: En Bell Ville, se apoderaron de casi 19 mil pesos depositados en la cuenta de Juan Carlos, quien falleció en noviembre de 2013, es decir, un año antes.

Impactos en el sistema

Estos casos de fraude ponen de manifiesto la necesidad de controles más rigurosos y sistemas de verificación más robustos. La eliminación de la Certificación de Fe de Vida ha dejado un vacío que los defraudadores han explotado.

Los casos de fraude en la Caja de Jubilaciones de Córdoba pueden tener consecuencias negativas para los beneficiarios legítimos. A continuación, describo algunas de las formas en que esto podría afectarlos:

  • Retrasos en los pagos: Si los fondos se desvían hacia cuentas fraudulentas, los beneficiarios legítimos pueden experimentar retrasos en el pago de sus haberes. Esto puede afectar su capacidad para cubrir gastos esenciales como alimentos, vivienda y atención médica.
  • Reducción de recursos disponibles: El dinero defraudado representa una pérdida para el sistema de jubilaciones. Si se recupera, podría haber menos fondos disponibles para distribuir entre los beneficiarios legítimos. Esto podría resultar en pagos más bajos o en la falta de recursos para programas y servicios adicionales.
  • Desconfianza en el sistema: Los beneficiarios legítimos pueden sentir desconfianza hacia el sistema de jubilaciones si se enteran de casos de fraude. Pueden preocuparse por la seguridad de sus propios pagos y cuestionar la integridad del sistema en general.
  • Mayor escrutinio y requisitos adicionales: Para prevenir futuros fraudes, es posible que se implementen medidas más estrictas de verificación de identidad. Esto podría significar que los beneficiarios legítimos deban proporcionar más documentación o cumplir con requisitos adicionales para recibir sus haberes.

En resumen, el fraude no solo afecta a las arcas públicas, sino también a las personas que dependen de estos beneficios para su sustento. Es fundamental que se tomen medidas para prevenir y sancionar el fraude y proteger los derechos de los beneficiarios legítimos.

Reflexión y Sugerencias

Estos casos de fraude ponen de manifiesto la necesidad de mejorar los controles y la seguridad en los sistemas de jubilaciones y pensiones. Una de las formas de hacerlo es mediante el uso de la biometría facial.

La biometría facial es una forma avanzada de identificación biométrica que utiliza características únicas del rostro para la autenticación de individuos. Esta tecnología biométrica, distinta de contraseñas o códigos PIN, se basa en algo intrínsecamente único e inalterable: la cara. El reconocimiento facial, a través de imágenes y software especializado, permite la medición y comparación de rasgos faciales para verificar y autenticar identidades.

La implementación de sistemas de biometría facial en los procesos de jubilaciones y pensiones ayuda a prevenir fraudes como los ocurridos en Córdoba.

Además, la biometría facial podría utilizarse para verificar la identidad de un beneficiario durante el proceso de registro de la muerte en el Registro Civil. Esto evitaría que se emitan certificados de defunción sin identificar el documento de la persona fallecida, lo que fue una de las principales vías de fraude en los casos de Córdoba.

En resumen, la biometría facial ofrece una solución potencial para prevenir el fraude en los sistemas de jubilaciones y pensiones. Sin embargo, su implementación debe hacerse de manera cuidadosa y considerada, teniendo en cuenta las posibles implicaciones en términos de privacidad y seguridad de los datos. Es esencial que se establezcan políticas claras y se proporcionen garantías para proteger los derechos y la privacidad de los beneficiarios.