Un criminal le robó la identidad hace 7 años y no puede ni votar

Hits: 853
Califica este articulo 0 Votar

El prófugo más buscado del país usa su nombre y él casi no puede moverse sin que lo detengan.

Desde hace casi siete años la vida de Fernando Pittari (43) es un verdadero calvario. De un día para otro, de ser un empleado administrativo y padre de familia pasó a ser un hombre “buscado”. Pittari tiene un pedido de captura internacional, pero él no es un delincuente sino que el prófugo más buscado del país –sospechado de ser el cabecilla de una banda de secuestradores– le robó su identidad . Se trata de Rodolfo José “El Ruso” Lorhman, que usa varios nombres falsos. Uno de ellos es, justamente, “Fernando Pittari”.

Por esta situación, desde 2004 Pittari vive con decenas de limitaciones: no vota; no puede pedir préstamos; no puede comprar ni vender, ni tener tarjetas de créditos; no se va de vacaciones al exterior porque Migraciones lo detiene, y ni maneja por temor a pasar algún control policial .

Cuando va al supermercado o sale a correr lleva encima cantidad de fotocopias selladas por el Ministerio del Interior y la Fiscalía General de Corrientes (la que pidió la última captura de Lorhman), además de su partida de nacimiento y la certificación del agregado del apellido materno (Bellini). Todo lo que indica que él es Pittari de verdad y no “El Ruso” Lorhman.

“Yo no puedo creer que nadie agarre a este hombre que está prófugo desde hace tanto tiempo.

El goza de libertad y yo vivo encerrado, con miedo y con miles de problemas . Yo puedo decir que desde hace siete años no tengo vida ”, explica Pittari a Clarín .

El hombre se enteró de esta pesadilla cuando el 6 de marzo de 2004 pretendía pasar unas vacaciones en Uruguay. Tras despachar sus valijas y la de su familia, en Migraciones le dijeron rotundamente: “Usted no puede viajar. Figura que está en Paraguay y tiene un pedido de captura internacional”. Nada le alcanzó para demostrar que era una equivocación. Los agentes de Migraciones le insistían que tenía pedido de captura de jueces de Corrientes y Resistencia.

Semanas después, tras varios trámites, controles y chequeos de información y hasta un viaje a la provincia de Corrientes, en la Justicia le dijeron que él era una víctima del robo de identidad. Allí escuchó por primera vez el nombre del “El Ruso” Lorhman. Pero ese reconocimiento oficial no le solucionó el problema.

“Me contaron que ese hombre usa mi nombre y en todos lados se hace pasar por mí . Pensé de todas formas que iban a profundizar su búsqueda y creo que ahora, si yo no voy a golpear puertas, se olvidan de ir a buscarlo. Total, los que sufren las penurias somos mi familia y yo”, remarca.

Pittari es empleado del Automóvil Club Argentino y tuvo que pedir licencia médica cuando se enteró de su irregular situación. Desde entonces se volvió hipertenso crónico, está con tratamiento psicológico, se trata por ataques de pánico, no duerme nunca tranquilo porque todo ruido lo sobresalta. “Tengo miedo de que este loco me quiera sacar de encima y haga cualquier cosa. Por eso, son pocas las personas que saben dónde vivo y qué hago. Me siento perseguido”, cuenta.

La pregunta lógica es por qué ninguna autoridad le soluciona el problema. Pittari tampoco lo entiende demasiado.

“Resulta que a las personas que quieren cambiarse de sexo le dan a los pocos días un nuevo DNI, y a mí me tienen esperando años y encima jamás me lo resuelven”, reclama. Según algunos voceros de la Justicia, “a esta altura ya se evalúa un cambio de documento, pero al menos por ahora la idea no está firme”.

Pittari penó un año largo hasta que lo atendieron en el Ministerio del Interior y escucharon su reclamo. Pero la respuesta no fue muy satisfactoria. “No podemos hacer nada hasta que Lorhman no caiga preso, porque no se puede cambiar el número de su DNI, que es el número que el prófugo está usando ”, le dijeron a fines del año pasado.

El robo de identidad es usado generalmente por delincuentes para hacer estafas a nombre de otra persona. Según estadísticas de la Procuración general de la Nación, en 2009 se denunciaron en el país 918 casos de falsificación o adulteración de DNI . Sólo ese año hubo una denuncia cada 10 horas.

clarin